3 ERRORES que cometes al hacer el PURÉ de tu BEBÉ

errores

Desde PequeNature os describimos los 3 errores más cometes las mamás y los papás a la hora de hacerles a nuestros hijos sus propios purés. Los pros y los contras de hacerlo en casa o de comprarlo ya envasado.

Cuando nuestros hijos cumplen entre los 4 y 6 meses es cuando empezamos a introducirles alimentos sólidos en su alimentación, ya que la lactancia materna ya no es suficiente para cubrir sus necesidades nutricionales.  Para ellos es un gran paso, ya que pasan de succionar leche materna (o de farmacia) a digerir alimentos sólidos y, además, la cuchara al principio no es su mejor amiga, la cual recomendamos que no sea de metal ni de plástico (podéis encontrar cubiertos de fibra de arroz en nuestra web haciendo clic aquí).

cubiertos ecologicos

A todos los papis y mamis nos surge la misma duda: ¿qué es mejor, darle a nuestro hijo un puré casero o uno comprado y ya envasado? Pues todo dependerá de muchos factores: el tiempo que tengamos para cocinar, los hábitos alimenticios, los recursos económicos, etc.

Existe un estudio científico que dice que “tanto los purés caseros como los tarritos comerciales tienen un perfil nutricional adecuado”. Al principio, según los expertos, nuestros bebés hacen muecas al probarlos por primera vez que nos llevan a ciertas dudas, pero es totalmente natural y normal que tarden en adaptarse a nuevos sabores y texturas.

Según Jaume Dalmau, Coordinador del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (Aeped), “lo lógico es comer la comida natural que se hace en casa”, aunque si nuestro ritmo de vida, el trabajo… no nos deja, debemos recurrir a purés ya envasados. Nuestro experto nos explica las ventajas e inconvenientes de cada preparado para saber cómo actuar con nuestros peques:

Ventajas de los purés caseros

  • Los bebés van acostumbrándose a los sabores naturales.
  • Tienen una textura homogénea al principio, y vamos variándola según avance el niño, hasta que, a partir de los 10 meses, le demos a nuestro bebé alimentos chafados con el tenedor. Así aprenderá a masticar, un proceso también imprescindible en su alimentación.
  • Lo podemos conservar en el frigo hasta 72 horas como máximo.

 

¿Qué errores cometemos al cocinar purés caseros?

  1. Introducimos más proteínas de la cuenta. Los pediatras recomiendan introducir entre 30 y 50 gramos de carne o pescado. Los padres, al ver tan poca cantidad, echamos más grande el puré, sin reparar en que la cantidad de proteínas que necesita nuestro hijo por debajo del año es poca.
  2. Añadimos sal. Y lo hacemos según nuestro propio paladar. Y es un error gravísimo, ya que ni ellos (ni los adultos) necesitamos sal añadida. Es suficiente con la que trae de forma natural la verdura o el alimento en cuestión.
  3. Introducir azúcar a la papilla de frutas es un error muy común para matar la acidez de algunas frutas. En su lugar es mejor escoger frutas maduras y más dulces.

En cuanto a lípidos, tanto los purés caseros como los tarritos comerciales presentan la misma presencia, ambas buenas. En los purés caseros recomendamos, para igualar a los lípidos de la leche materna, echar un poco de aceite de oliva al cocinar nuestro puré, que contiene grasas buenas y además aporta muy buen sabor.

 

Potitos y tarritos comerciales

  • Cumplen unos valores nutricionales muy exigentes marcados por la legislación.
  • Duran más.
  • Tiempo de elaboración mínima: basta con calentar.
  • Las medidas de sal, lípidos y proteínas están medidos exhaustivamente.
  • Los potitos BIO garantizan que no llevan conservantes ni aditivos y que además sus verduras no han sido tratadas con insecticidas ni sus carnes llevan toxinas, como los que te ofrecemos en nuestra tienda.
potitos hero
Haz click en la imagen y verás toda nuestra gama de POTITOS BIO

 

 

 

Puntúe este artículo
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *